Directo Bogotá · Historias epidémicas: La confusa fiebre amarilla